top of page
  • Foto del escritorArmando Martinez

ELECCIONES 2021

Dios y la Patria os lo demanden.


Estando todavía en conteo rápido de votos por la Presidencia de la República y con el conteo total de votos por las curules del Congreso, quiero decir qué es lo que me importa, asumiendo -perdónenme el atrevimiento- que eso mismo es lo que les importa a la mayoría de los peruanos.


Reflexionar sobre la relevancia de la labor de la prensa y de las empresas encuestadoras en estas circunstancias.


Hasta donde sé, tal vez con alguna excepción aislada de la primera, ni ésta ni las encuestadoras hicieron alguna comunicación sobre el crecimiento del señor Pedro Castillo, del partido Perú Libre.


Ambas han expresado que no podían hacerlo por la prohibición legal de publicitarla que rige desde la semana anterior a las elecciones. Me parece una excusa, no una justificación. ¿No sabían de su tendencia sostenida al alza desde antes de la vigencia del plazo de esa prohibición?


Esta es la "foto" publicada por El Comercio el domingo 04.04.2021, una semana de las elecciones:



Tal vez el señor Pedro Castillo no aparecía dentro de la foto de los seis candidatos que serían más votados porque los peruanos lo decidieron a último momento, tal como ha sostenido la encuestadora IPSOS, pero sí aparecía desde semanas antes escalando posiciones de manera importante... y no se comunicó.


Considero que la prensa y de las empresas encuestadoras han fallado gravemente a un deber cívico y ético en estas elecciones. Esta no es una opinión política, hubiera dado lo mismo que se trate del "sorpresivo" primer lugar de cualquier otro candidato cuya intención de voto estaba a la sombra por irresponsabilidad de la una y de las otras. Irresponsable porque lo contrario hubiera permitido que los peruanos investiguen sobre el candidato, se preocupen por revisar sus palabras y las de su plancha presidencial, su trayectoria y propuestas, por exigir a la prensa que lo entreviste y fiscalice, como suele hacerlo.


Pero, nada de eso ocurrió y, así, en efecto, su primer lugar en la votación fue una "sorpresa".


Sinceridad.


Esta es una palabra mayor, realmente mayor, porque de eso los peruanos hemos carecido de manera ininterrumpida desde hace 20 años, sólo para referirme a los candidatos y gobiernos de este siglo.


Queremos que los candidatos digan lo que van a hacer y que cumplan lo que dicen. Queremos que los candidatos den respuestas claras: "Pregunta: va a hacer esto o aquello" Respuesta: Sí/No lo haré". Por favor, no den respuestas "políticas", no digan "sí, pero no y a lo mejor es posible aunque no se sabe", no digan que "todavía no saben qué van a hacer o qué van a decidir", porque si no saben algo a estas alturas o están improvisando o mintiendo y las dos opciones son bastante malas para el Perú. Estamos hartos de improvisación y de mentirosos.


Queremos que los elegidos gobiernen para el Perú y para todos los peruanos.


Han sido elegidos para gobernar al Perú, no para gobernar a un sector de la población, sea clase alta, media o baja; empresarios o campesinos. Tampoco han sido elegidos para gobernar para su agrupación o partido político.


El mensaje es claro. Con una votación máxima aproximada del 20% y 14% para el primer y segundo lugares de candidatos presidenciales, lo que el país está diciendo es que un 80% o más NO ha votado por tí, candidato; tenlo presente, interiorízalo. Esa es TU realidad y la de todos los peruanos.


Por tanto, estamos ante un país fragmentado, con preferencias igualmente fragmentadas. No lo dividas más, únelo.


No quiero un Congreso populista; los peruanos seguiremos viviendo en el mediano y largo plazos.


Esta es la foto de porcentajes de congresistas electos, con actas procesadas al 100% por la ONPE:



Los cuatro primeros partidos tienen una participación conjunta aproximada del 50%, prácticamente casi el volumen de votación requerido para -incluso- modificar la Constitución si así lo desean (50% más 1 voto). Pueden, ellos y todos los demás congresistas, tomar decisiones populistas de aumentar el gasto público a pesar de que no tienen iniciativa de gasto, licuar los ahorros, vacar al Presidente porque no les gusta, amenazar sistemáticamente (y cumplir) con la censura de ministros... o pueden dedicarse a construir un país, a velar por su continuidad pacífica y crecimiento.


Y, por supuesto, el tema urgente y los temas de siempre.


Atender la urgencia de la lucha contra el COVID-19 y contra el empobrecimiento generado por el buen o mal tratamiento económico realizado contra esta pandemia.


Y los temas que arrastramos desde hace décadas:

  1. La lucha contra la corrupción.

  2. La lucha para ampliar la pequeña base tributaria, que agrupa a un bajo porcentaje de peruanos; base de la cual injustamente se benefician quienes también pueden contribuir... que también es otra forma de corrupción;

  3. Pensar -y hacer- que la economía del Perú crezca; no sólo enfocarse en "gastar", sino en crear ingresos.

  4. Lograr una ejecución del presupuesto mucho más eficiente: Oigo decir a los candidatos que hay que poner más presupuesto a la educación, a la salud. Yo creo que el problema principal es el nivel de ejecución bajo o mediano que existe, además de que no sólo se trata de "ejecutar", sino de hacerlo con calidad. Veamos una noticia del 01.10.2018 del diario Gestión (ver aquí), ¿creen que eso ha cambiado sustancialmente dos años y medio después?:

El Perú no se agotará en el próximo gobierno, pero muchos peruanos mejorarán o empeorarán su situación como consecuencia de las decisiones y ejecución que realicen tanto el Poder Ejecutivo como el Congreso. Los peruanos queremos que cumplan fielmente el encargo de la conducción del país durante estos 5 años; deseo realmente que así lo hagan. "SÍ ASÍ LO HICIEREIS, DIOS Y LA PATRIA OS LO PREMIEN Y SI NO, ÉL Y ELLA OS LO DEMANDEN".


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page